Cómo Cocer Repollo o Col

coli

La col (o repollo) es una verdura de la familia de las crucíferas, género brassica, de grandes beneficios para la salud, muy barata y fácil de encontrar en muchas variedades en los puestos de un mercado local como en los grandes supermercados: coliflor, col toscana, col romana, col china, lombarda, col de Milán, col rizada, brócoli, coles de Bruselas. Esta hortaliza, en todas sus formas, es un alimento versátil y nos desafía a llevarlo a la mesa de muchas maneras diferentes. Son hortalizas de invierno, con algunas excepciones, y para la mayoría de las coles, así como para el brócoli, la regla es esperar a las primeras heladas, después de las cuales habrá los mejores ejemplares.

Índice

    Cómo elegir la col

    La col es muy versátil en la cocina, ya que puede utilizarse tanto para preparar apetitosos primeros platos como sabrosas guarniciones. Pueden comerse tal cual, al vapor o simplemente hervidas y luego aliñadas con un poco de aceite y sal, o utilizarse para platos más refinados, como las cremas. Hay muchas recetas, así como tipos y variedades de coles, desde las más conocidas hasta las menos, desde las típicas de nuestro país hasta las extranjeras. Para preparar un plato sabroso y saludable con col, es importante comprar una verdura fresca y, a ser posible, de temporada.

    tipos de col

    Coliflor blanca, púrpura o violeta de Sicilia

    En este caso, es importante que la coliflor blanca, púrpura o violeta de Sicilia sea firme, con floretes blancos sin manchas, bien cerrados y apretados. La superficie debe ser bastante uniforme, no granulada, y no debe haber brotes verdes entre las puntas de la cabeza. Las hojas de la base deben ser bastante duras y romperse si se doblan. Esta variedad de col es fácil de encontrar en los puestos del mercado en otoño e invierno, pero también durante todo el año.

    Col negra toscana

    Tiene una forma que recuerda a la de una palmera, sus hojas tienen una nervadura central clara, gruesa y dura, son largas, de color verde oscuro con tonos azules y tienen una superficie rizada y "bulosa". Cuando la col rizada está fresca, las hojas son gruesas, coriáceas y completamente verdes; si ves manchas o bordes amarillentos, significa que la verdura ya no está fresca. Esta variedad de col es de invierno y la más sabrosa es la que ha cogido la primera helada de la temporada.

    Col

    Tiene forma de bola y debe elegirse firme y bien cerrada, pesada y con hojas de color verde brillante.

    Col de Saboya

    Cuando está fresca, es pesada y las hojas interiores deben ser firmes y estar bien cerradas, mientras que las exteriores pueden extenderse como se desee. Deben estar todavía firmes y no arrugados.

    Cómo limpiar la coliflor

    Para limpiar la coliflor, retire la base cortando el núcleo con un corte transversal y lávela bien bajo el grifo. Si quiere cocer la cabeza entera, déjela en remojo durante unos 30 minutos en un poco de agua acidulada con limón o vinagre, para eliminar los insectos que puedan haber anidado entre las inflorescencias, y luego lávela bien con agua fría para estar seguro de haber eliminado cualquier rastro de tierra.

    Si prefiere dividir la coliflor en ramilletes, coloque la coliflor en un lado de la tabla de cortar, sujétela con una mano por el lado de los ramilletes y con un cuchillo retire el tallo y las hojas exteriores.

    Retire las inflorescencias, una por una, del tallo utilizando un cuchillo más pequeño. Si las inflorescencias son especialmente grandes, puede dividirlas más. Recoge los ramilletes en un colador y lávalos bajo el chorro de agua fría, luego sécalos con un paño de cocina y utilízalos como ingrediente en tu receta.

    Limpieza de la col rizada toscana

    En primer lugar, retire las hojas exteriores blandas y dañadas del tallo y, a continuación, retire todas las demás. En este punto puedes decidir dejar la costilla central y cortar las hojas horizontalmente en trozos pequeños, luego lavarlas en abundante agua fría y proceder a la cocción sabiendo que llevará mucho tiempo. O bien se puede quitar la costilla central con una operación llamada "sbrucchiatura":

    Se sujeta la hoja con la mano izquierda en la base de la costilla, luego con la mano derecha se agarra la hoja por la base y se tira de ella hacia arriba, haciendo un puño alrededor de la costilla. De este modo, te quedarás con la costilla en la mano izquierda y la parte verde en la derecha.

    Si no está familiarizado con el "pelado" de la col rizada, puede colocar una hoja cada vez en la tabla de cortar y con un cuchillo pequeño cortar a lo largo de toda la nervadura central y retirarla. Lava las hojas limpias bajo el chorro de agua fría y luego sécalas frotándolas con una hoja de papel absorbente o un paño limpio. Para cortar las hojas, tome 2-3 hojas a la vez, colóquelas en la tabla de cortar y enróllelas, luego córtelas en tiras con un cuchillo y proceda a cocinarlas.

    Limpiar la col

    Desechar las primeras hojas exteriores que estén más duras o dañadas, lavarla bajo un chorro de agua fría frotándola con las manos para eliminar los restos de suciedad. Seque la col con una hoja de papel absorbente, luego colóquela en una tabla de cortar y divídala en 4 partes con un cuchillo (preferiblemente de acero inoxidable y no de acero al carbono porque ennegrecerá los bordes de las rodajas de col). Retira el corazón de cada cuarto de col y corta las hojas en tiras finas y utilízalas según la receta que quieras hacer.

    Limpiar la col de Milán

    Empezar por quitar las primeras hojas más duras, colocarlas en la tabla de cortar y quitarles el extremo sujetándolas firmemente con una mano. A continuación, según la preparación, se divide la col rizada en dos o cuatro partes con un cuchillo y se retira el tallo central de cada una, cortándolo con un cuchillo pequeño para desatar cada hoja de su raíz. A continuación, corte las hojas en trozos o tiras. Ponga la col rizada en un colador y lávela de nuevo bajo el chorro de agua fría, séquela con un paño limpio y luego cocínela como quiera o cómala como ensalada.

    Cómo cocinar la col

    Se sabe que no a todo el mundo le gusta la col! A algunos, sobre todo a los más pequeños, no les gusta el sabor. Otros no soportan el olor que desprenden al cocinar.

    El mal olor característico que desprende la cocción de la col se debe a la gran cantidad de compuestos sulfurosos presentes en esta hortaliza. La eliminación total de los sulfuros se produce después de 16 minutos de cocción y para evitar que el mal olor se extienda por toda la casa se utilizan varios trucos: Se puede añadir al agua de cocción una rebanada de pan seco o una hoja de laurel o migas de pan empapadas en vinagre o limón. Algunas personas ponen una taza de café llena de vinagre en la tapa de la olla o añaden medio vaso de leche al agua utilizada para cocinar.

    Cocinar la coliflor hervida

    Si se quiere preparar la coliflor hervida para una guarnición sencilla y ligera o para utilizarla como ingrediente en una receta más elaborada, es importante no cocerla demasiado y dejarla lo suficientemente firme para beneficiarse de sus propiedades nutricionales. El tiempo de cocción varía según el tamaño de las inflorescencias. Poner a hervir una olla con abundante agua con sal, sumergir los ramilletes de coliflor, limpios y lavados, y cocerlos durante 10 minutos (precalentamiento), luego escurrirlos y completar la cocción durante otros 15 minutos en una sartén o en el horno con otras verduras.

    Compruebe que están cocidas pinchando la coliflor entera, o los ramilletes, con las púas de un tenedor: Debe entrar sin dificultad. Evidentemente, el tiempo de cocción será mucho mayor para toda la cabeza, al menos 45 minutos para un hervor completo. Si quieres puedes guardarlo en la nevera durante 3 días bien cerrado en un recipiente para alimentos.

    Coliflor al vapor

    Llena una olla con unos 5 centímetros de agua y llévala a ebullición en la estufa a fuego alto. Coloca la cesta de cocción al vapor en la olla y asegúrate de que no toque el agua. Coloque los ramilletes de coliflor limpios en la cesta de la vaporera, con la cabeza hacia arriba y los tallos hacia abajo, y asegúrese de que se distribuyen de la manera más uniforme posible.

    Poner la tapa y dejar que el vapor envuelva la coliflor. Los ramilletes están listos después de unos 7-10 minutos; compruebe el tiempo de cocción después de 5 minutos pinchando las púas de un tenedor en los ramilletes. Los floretes más grandes pueden tardar hasta 13 minutos.

    Si decide cocinar la col entera al vapor, tardará unos 45 minutos. A continuación, apaga y sazona la coliflor en una fuente de servir con sal, pimienta y mantequilla a tu gusto, o utilízala como ingrediente en otra receta.

    Coliflor microondas

    Coloque la coliflor, ya pelada y con flores, en un recipiente apto para microondas, y forme una sola capa lo más uniforme o pareja posible. Para una coliflor de tamaño estándar, añada un poco de agua (unos 35-45 ml): Suficiente agua para crear vapor, pero no demasiada para que la coliflor se hierva.

    Cubre el recipiente con su tapa o utiliza film transparente apto para microondas. Cocinar la coliflor a máxima potencia durante 2-3 minutos, luego remover, tapar de nuevo y continuar la cocción durante otros 1-2 minutos si es necesario. Una vez cocidos, los ramilletes deben estar lo suficientemente tiernos como para pincharlos con un tenedor sin que se partan. Tenga cuidado con el vapor que se escapa al quitar la tapa.

    Coliflor en una sartén

    Dora un diente de ajo y, si quieres, añade un puñado de aceitunas negras sin hueso. Añade la coliflor ya limpia y dividida en pequeños ramilletes y deja que se aromatice durante un par de minutos. Verter 1/2 vaso de agua tibia y sazonar con una pizca de sal.

    Tapar y cocinar durante 10-15 minutos. La coliflor está lista cuando al clavar un tenedor en el corazón entra sin resistencia. Destapar y dejar secar el exceso de agua, retirar los ajos y servir con una buena pizca de pimienta. Si te sobra, puedes conservar la coliflor en la nevera durante 2 días, bien cerrada en un recipiente para alimentos.

    5/5 - (9 votos)

    Subir

    Utilizamos cookies, ¿estás de acuerdo? Política de Cookies